Innovar, ¿sirve de algo? - ¿Por dónde empezar si deseo innovar?

En el post anterior, reflexionamos sobre la importancia que tiene innovar y conocimos los beneficios que tiene innovar a nivel personal o individual, a nivel organizacional y a nivel de los países.

Conozcamos ahora por dónde empezar si deseo innovar en mi organización o en mi emprendimiento.


¿Por dónde empezar a innovar?


Recordemos que la #innovación es el resultado de un proceso y como lo indica el costarricense Mario Morales en su libro: "Adiós a los Mitos de la Innovación", la innovación evoluciona a través del tiempo.



Cada organización suele pasar por las siguientes etapas: La etapa inicial conocida como el Chispazo (en donde las innovaciones se espera surjan como producto de un momento "Eureka" o una inspiración), el Evento (etapa en donde las organizaciones crean los famosos hackatones en la búsqueda de ideas innovadoras, lastimosamente son procesos que ocurren de manera esporádica durante cierto periodo de tiempo), el Proyecto (con un poco más de madurez, empiezan a conformarse proyectos de innovación pero su priorización suele ser un problema ante la falta de una estrategia y estructuras claras), el Proceso (en esta etapa ya se estructura lo que se conoce como un Sistema de Gestión de Innovación y hablamos abiertamente de una gestión de la innovación, la creatividad y los proyectos de innovación) y la etapa final, conocida como la Cultura (en donde la innovación ha alcanzado la mayor madurez y esta es: REPETIBLE, MEDIBLE y ESCALABLE).



El Proceso de Innovación


Al ser la innovación el resultado de un proceso, esta parte siempre de la identificación de una oportunidad, problema, desafío o necesidad insatisfecha que tienen nuestros clientes o usuarios de los productos, servicios o modelos de negocio actuales. En el caso de un emprendimiento, se trata de identificar una necesidad que ni el mismo cliente o usuario potencial se ha percatado que es un dolor de cabeza para él o para ella completar las actividades ligadas a dicha necesidad; sin embargo, si logramos satisfacer esa necesidad por medio de un producto o servicio que eventualmente le genera valor y satisfacción al cliente, seguro estaremos ante una innovación valiosa.



Una vez identificada la oportunidad, es el momento en donde interviene la #creatividad como el mecanismo para generar toda la cantidad posible de ideas que nos permitan generar una solución al desafío, problema, oportunidad o necesidad insatisfecha. Recordemos que no hay innovación sin creatividad y que al ser creativo, producimos consistentemente una gran cantidad de ideas, combinando ideas existentes o nuevas, desglosando una idea para apreciar sus partes, haciendo conexiones entre los hechos, sucesos u observaciones aparentemente no asociadas. Es tiempo del pensamiento divergente cuyo propósito es generar una gran cantidad de ideas, sin prejuicios y permitiendo que de manera cooperativa se polinicen las ideas para generar aún más ideas.


Alguien que ha comprendido muy bien este proceso, es sin duda alguna el chef Heston Blumenthal quien experimenta en el Reino Unido con nuevas creaciones culinarias en su restaurante "The Fat Duck" (restaurante con 3 estrellas Michelín) aproximando (o conectando) la ciencia con la gastronomía, creando platillos como los que se muestran en la imagen, con un innovador estilo de cocina.



En las organizaciones, es importante gestionar las ideas de manera que no se pierdan esas ideas disruptivas que muchas veces pasan desapercibidas porque los procesos típicos conocidos como lluvias de ideas son mal gestionados y muchos facilitadores de este tipo de procesos se limitan a esa técnica, existiendo centenar de técnicas que pueden ayudar a desarrollar la creatividad en los equipos de trabajo y lograr que fluyan abundancia de ideas.


Durante el proceso de generación de ideas, es crucial seguir una serie de reglas generales, como las que se muestran en la imagen siguiente:



Continuando con el proceso de innovación, es momento de evaluar todas las ideas generadas usando el pensamiento divergente. Para la etapa de evaluación, se cambia a un pensamiento convergente, en donde de acuerdo a los criterios de selección de las mejores ideas - criterios previamente definidos por el comité o grupo de selección de ideas en la organización que pueden contemplar aspectos como: qué tanto la idea se ajusta a la estrategia de la organización, grado de novedad de la idea, grado de factibilidad técnica y financiera, grado de usabilidad, entre otros tantos más - se debe llegar a esa lista corta de ideas que serán desarrolladas, convirtiéndose eventualmente en prototipos que tendrán que ser puestos a prueba con los clientes o usuarios cuya necesidad buscamos satisfacer.


Este mecanismo de alternancia de pensamiento divergente primero y convergente después, se muestra en el siguiente diagrama conocido como el Doble Diamante de la Innovación en donde primero somos lo más amplios posible generando una gran cantidad de ideas de acuerdo a nuestro descubrimiento en la etapa de identificación del desafío, problema, oportunidad o necesidad insatisfecha y luego nos enfocamos en sinterizar y seleccionar aquellas que más se ajustan a los criterios antes definidos.



Para el proceso de evaluación de ideas, se puede utilizar el sistema de pensamiento de los 6 sombreros de Edward de Bono, en donde cada miembro del equipo que se encuentra evaluando y seleccionando ideas se coloca un sombrero de un color distinto y de acuerdo al color elegido, así deberá ser su pensamiento al momento de evaluar una idea. Por ejemplo, si el miembro A se coloca el sombrero negro, este deberá buscar el lado negativo de la idea, usando el juicio y la lógica. Por su parte, si el miembro B se coloca el sombrero rojo, este tendrá que buscar el lado emotivo a la idea, usando la intuición y las emociones. Si el miembro C se coloca el sombrero amarillo, este tendrá que buscar el lado positivo de la idea, sus beneficios y factibilidad. Durante el uso de esta técnica, es importante que uno de los miembros utilice el sombrero azul, este tiene el rol de administrar el uso adecuado de las reglas para cada sombrero y servir como juez durante los procesos de discusión.



Una vez que se cuenta con el listado de ideas que se desarrollarán en forma de proyectos de innovación, es importante que estos proyectos se realicen por medio de prototipos que tendrán que pasar por distintas experimentaciones con nuestros clientes o usuarios meta (aquellos que identificamos en la etapa inicial del proceso de innovación). Pudiendo generar lo que se conoce como el mínimo producto viable (MVP) y utilizando simulaciones de software en aquellos procesos en donde se necesite experimentar de manera rápida qué impacto tendría entre nuestros clientes la idea que estamos desarrollando.


Cuando el prototipo ha sido probado y tenemos la suficiente retroalimentación por parte de quienes serían los usuarios potenciales de la innovación, es momento de trabajar en el plan de lanzamiento de la innovación y prepararnos para la transición hacia la fase de ejecución e implementación de la innovación.


Una herramienta ampliamente utilizada en la innovación de productos y servicios en las organizaciones y emprendimientos es el popular Pensamiento de Diseño o Design Thinking, proceso que consta de las siguientes fases: Empatizar, definir, idear, prototipar y evaluar. En la siguiente imagen, se define brevemente el alcance de cada fase y se puede observar la gran similitud que existe con el proceso de innovación que hemos explicado en este artículo.



Conclusión


Podemos concluir que si deseamos innovar, debemos partir de las necesidades reales de nuestros clientes o usuarios (es importante que existan interesados en nuestras innovaciones). Es fundamental conocer a nuestros clientes actuales o potenciales y empatizar con sus problemas o retos no superados a través de la observación y el descubrimiento pasando por las distintas etapas del proceso de innovación ya descrito.


Lo que hará que nuestra organización o emprendimiento sea innovador, dependerá de nuestra capacidad para lograr que la innovación se convierta en parte de nuestra cultura permitiendo que la innovación sea: Repetible, medible y escalable. Al final de cuentas, eso es lo que organizaciones como: Apple, Amazon, Google-Alphabet, HP, IBM, Microsoft, Samsung y Toyota han comprendido y ejecutan a cabalidad, convirtiéndose en las únicas organizaciones a nivel mundial que han formado parte del ranking del Boston Consulting Group (BCG) de las 50 organizaciones más innovadoras del mundo, desde el año 2005 hasta el año actual ... ¡ ininterrumpidamente !


Contáctenos

Tegucigalpa, MDC, Honduras Centroamérica

Tel. (504) 9817-3347

© 2018-2020 por InnovandoHoy y Franklin Lamelas.

 

Sitio creado con Wix.com

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Instagram